Esta seccion es patrocinada por:
Se mandan partes para computadoras o Laptops a cualquier Pais del Mundo
Te interesa patrocinar y anuciarte en nuestra pagina?, pide informes AQUI

Origen| Epoca Precolombina| La conquista| Guerra Cristera|Ranchos Y Haciendas|Religion|Politica|Mitos y Leyendas|Folklore y Costumbres|

 Ocampo y La Guerra Cristera

 

 Que fue la Guerra Cristera?
Fue una disputa entre dos poderes en el cual ninguno queria ceder al raciocinio.
El Estado y la Iglesia andaban metiendo las narices en los negocios del uno y el otro,
Al Estado no le gustaba que la Iglesia tenia mucho control y poder, tanto intelectual
como politico y financiero sobre los ciudadanos mexicanos. 
A la Iglesia no le convenia que el Estado pusiera leyes que le impidieran continuar 
el crecimiento a su expansion “evangelica” y proselitismo.

Cual hubiera sido la solucion para evitar la Guerra Cristera?

Los dos bandos estaban equivocados en la forma de ejercer sus propias soberanias.
El Estado deberia haber sido, justo, transparente y filantropico, teniendo en
consideracion que para que un gobierno sea eficaz, debe ser elegido por la gente , 
al servicio de la gente y formado por la gente del mismo pais.
La Iglesia deberia haber educado a los creyentes en una forma mas teologica y menos
liturgica. Pero mas que todo, renunciar al estilo controlador empresarial y financiero
y dedicarse mas a la evengelizacion y menos procelitismo.

Pero para todo esto ya es muy tarde, la Guerra exploto y con ella se llevo a miles de
nuestros hermanos mexicanos que se vieron envueltos en una de las mas sangrientas, 
crueles e imperdonables masacres en el nombre de Dios. Aunque la Guerra fue un error 
causada por los altos representantes de ambos bandos debido a la falta de una prudente 
e inteligente diplomacia basada en etica y moralidad que beneficiara a los ciudadanos.

Es importante que no confundamos la “Guerra” con “los Guerreros”.
La Guerra fue un error imperdonable, los Guerreros fueron heroes, que siguieron 
en buena fe las instrucciones de sus jefes ya sean clericos o militares. En la Guerra 
nadie gana, ya que la vida de un humano perdida injustamente en alguna parte, 
afecta directa o indirectamente la vida de todos los humanos en todas partes.

Mexico perdio en esta Guerra, esperemos que no pierda la leccion, porque eso
seria aun mas grave que la Guerra misma.
  Atentamente
Tony Pedroza

 

Para poder entender mejor la influencia de Los Cristeros Ocampenses, vamos a empezar con un poquito de historia.

Más de un siglo de la historia de nuestro país estuvo marcado por las difíciles relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado. De este episodio los años más álgidos fueron, sin duda, los de 1926-1929. La guerra cristera, como todo conflicto bélico, tuvo un periodo de gestación y otro de conclusión que rebasa con mucho los años del levantamiento armado.

Estimado lector, lee y aprende mas acerca de Los Cristeros, usando los recursos que te sean disponibles para que te formes una opinion propia, porque la Guerra Cristera esta llena de despotismo, orgullo, avaricia, abuso de poder y sobre todo fanatismo en ambos lados (Iglesia y Estado) que como en un juego de ajedrez, sacrificaron a los que creian mas insignificantes, ya fueran soldados patrioticos mal informados o inocentes ciudadanos victimas del fanatismo religioso, que por falta de una verdadera diplomacia por parte de las dos figuras centrales Iglesia y Estado, derramaron su sangre en nuestro suelo peleando muchas veces hermano contra hemano, todos ellos son los verdaderos heroes.

Ocampo gto. tambien puso su grano de arena en este conflicto y es a ellos en especial a quien dedico esta pagina para que sus nombres continuen en nuestra historia local y nunca se olviden, porque esa seria la derrota final e imperdonable ya que todos dieron mucho a la causa y aun sobrevivieron, otros al morir en batalla lo dieron todo.

Viajemos un poquito a travez del tiempo a mediados del siglo XIX, cuando el gobierno del Presidente Benito Juarez (el cual yo considero uno de los mejores presidentes que nuestra patria ha tenido), necesitaba una reforma para controlar la desamortizacion de las propiedades que el clero poseia y nacionalizar sus bienes raices, tambien como separar al Estado de la Iglesia suprimiendo los fueros eclasiasticos y miltares

La primera respuesta de las corporaciones religiosas fue manifestarse en contra de estas medidas sobre todo las relativas a la venta de sus propiedades y la amortización de sus capitales, por considerar que afectaban el patrimonio de la Iglesia, pero hubo otro aspecto alrededor del cual movilizaron a los fieles católicos: el establecimiento de la libertad de cultos, estipulando en el artículo 15 de la constitución del 5 de febrero de 1857.

La inconformidad del clero mexicano fue avalada por las declaraciones del papa Pío IX en contra de la legislación reformista y el proyecto de constitución mexicana, lo que propició que algunos obispos decretaran ilícito “que los católicos juraran obediencia a la constitución, indicando que quienes lo hicieran no podían recibir los sacramentos si antes no se retractaban públicamente.”

Aunque la batalla parecía perdida para la Iglesia Católica, durante el régimen porfirista se establecieron relaciones cordiales y la aplicación de la ley se mantuvo en suspenso. Fue en este contexto, durante las primeras décadas, del siglo XX, cuando la Iglesia católica promueve la organización de la sociedad civil como parte de su apostolado, aprovechando su infraestructura y siguiendo los principios de la Encíclica Rerum Novarum. A través de estas organizaciones parroquiales y gremiales se formaron destacados cuadros dirigentes quienes, llegando el momento en 1927, condujeron el levantamiento armado del pueblo.

Ya que se vio que por los medios pacíficos no se podía obtener la destitución de la Ley de Calles, en Enero de 1927 empezó la toma de armas, las primeras guerrillas estuvieron compuestas por campesinos, pero esto fue creciendo y con el grito de "Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe" fueron conocidos con el nombre de Los Cristeros.

En una forma de expesion para defender sus derechos, se multiplicaron los alzamientos: primero en Jalisco, Zacatecas, Guanajuato y Michoacán, luego se sumaron casi la totalidad del centro del país.
La gente al mando de la Liga mandaron preguntar al Comité Episcopal si era lícito la toma de armas en defensa de sus derechos, a lo que los obispos contestaron que si, por como estaban las circunstancias. Así se extendió la lucha por todo el país y aqui fue cuando el parroco de Ocampo, Gto.  empezo a fomentar cautelosamente con algunos de los feligreses y despues desde el pulpito, el plan a seguir. Es propio mencionar que el parroco aunque no tomo las armas personalmente, si fue un instrumento muy valioso como consejero de batallas, ya que estaba muy letrado y durante su formacion como seminarista leyo las obras clasicas de Hanibal Barca como tambien la Iliada y la Odisea y aun otras obras de aspecto belicoso, pero ninguno de los bandos llegó a tener la victoria completa and sus batallas, ya que se dice que las plazas tomadas por unos eran rescatadas por los otros.

En la arena o perspectiva nacional, los principales generales del Ejército Federal en esta guerra fueron Eulogio Ortiz, Espiridión Rodríguez, Saturnino Cedillo (principal movilizador de los agraristas y cacique de San Luis Potosí), Lázaro Cárdenas, Miguel y Maximino Ávila Camacho y Genovevo de la O. A estos dos últimos correspondió la organización militar de Aguascalientes y sus alrededores.

Y por parte de los Cristeros sobresalieron for su fama nacional, hombres como Pedro Quintanar y Aurelio Acevedo en el norte de Jalisco y sur poniente de Zacatecas; José Velasco en el municipio de Calvillo en Aguascalientes; Carlos Diez de Sollano en el Norte de Guanajuato; Luis Navarro Origel y Jesús Degollado Guízar en Michoacán y sur de Jalisco, respectivamente y Victoriano Ramírez "El Catorce" en Los Altos.

Carlos Diez de Sollano era hijo de  un rico hacendado guanajuatense y debido a su posicion social  se infiltraba facilmente y hacia amistades con  politicos y militares, lo cual le ayudaba a comprar parque y armas de entre otros lugares Fabrica Nacional de Municiones como tambien estar informado respecto a ciertos pertrechos contra de los Cristeros.

En 1928 hubo elecciones presidenciales resultando reelecto Alvaro Obregón quien se dice ya pensaba en llegar a un acuerdo para finalizar con la guerra, sin embargo fue asesinado por José León Toral. Así los arreglos para obtener la paz se perdieron por un año, y se nombró presidente interino a Emilio Portes Gil.

Despues de la muerte de Obregon en 1928, Carlos Diez de Sollano tuvo que actuar anonimo y clandestino usando varios seudonimos porque se le acusaba de ser uno de los autores intelectuales de la muerte del Obregon. Y asi fue como puso pie en Ocampo brevemente, (si vino a Ocampo varias veces, no lo sabemos ya que a estos tiempos usaba seudonimos) solo para tener una junta secreta cerca al rancho del Falso con los varios clerigos y algunos lideres cristeros de Ocampo, Ojuelos, Gachupines, Villa Arriaga y Pinos Zacatecas, entre los presentes es dificil identificalrlos con claridad ya que esta fue una junta clandestina en la que se juntaron al atardecer y en la madrugada ya todos se habian dispersado a sus pueblos, pero se cree (segun Don Antonio "el sacristan" de aquel entonces) que ahi estuvieron presentes, Primitivo Jimenez originario de un rancho localizado en medio de la sierra de Guanajuato, Uno de los hermanos Negrete originario de los Charcos, Candelario Villegas orioundo de Pinos, Uno de los hermanos Silva y un Juan Cazares, tambien Pedro Araiza, el padre Pedro Aristo Pedroza y uno de los Alba (Teodoro?).

Durante mucho tiempo Iglesia y Estado, mantuvieron un profundo silencio con respecto al conflicto, ni tampoco nunca se pensó hacer algún balance de la actuación de ambas partes en el conflicto, algunas personas que vivieron el conflicto señalan que fue porque querían exculparse de su responsabilidad ante las muertes que causaron, muchos de ambos bandos esperaron en silencio una absolucion espiritual que les diera una clara explicacion y un porque de los que paso y una razon para seguir viviendo, el tiempo paso lento y acusante sin darles a estas pobres almas el reposo espiritual que tanto deseaban.

 


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Para poder dar a nuestros lectores una idea mas detallada de los que paso en Ocampo, gto., le pedi a Santos Portugal , amigo de infancia y co-paticipante de estudios historicos ocampenses, que me mandara informacion al respecto para publicarlo aqui en esta pagina y lo siguiente fue lo que envio. Disfrutalo, compartelo y ayudanos a implementarlo.

  La guerra Cristera


" ... En la región de Ocampo durante la guerra cristera se sucitaron varias batallas en que la gente del pueblo participo y algunos de los actores fueron parientes o conocidos de todos nosotros, entre ellos:
Don Primitivo Jiménez, originario de la sierra de Guanajuato,
Don Juan y Don Pablo Negrete de Los Charcos,
Don Candelario Villegas de Pinos Zac.
Los hermanos Martín, Valente, Jesús y Pedro Silva, este último era seminarista, Don Juan Cázares y Don Pedro Araiza y muchos otros de quienes aún estamos sabiendo que lucharon por defender su derecho al culto.

Hubo además a quienes les apoyaron en otra trinchera como: Don Domingo Pedroza, Don Amador Torres, Don Marciano Macías que, suministraban pertrechos municiones y abastecían a los cristeros
con lo que podían, aunado a quienes protegían y cuidaban a los sacerdotes que seguían ofreciendo culto, sus nombres: Don Bernardino Camacho, las hermanas, Juanita y Paulita Lira, Doña Brigidita, Teodoro Alba, Ponciano Villegas ,Don Trinidad Díaz y Don Arcadio Prado en cuyas casas se ofrecían los servicios religiosos tales como misas, confesiones, bautizos matrimonios, se dice que había túneles para esconderles y la mayoría de la gente los ayudaba.

Entre los Sacerdotes que por aquí estuvieron se nombra a: P. Rufino Villegas, P Porfirio Negrete, P.Pedro Aristeo Pedroza y P. Valente Luna, este último , se dice era alto y corpulento, y se vestía con ropa de campesino y estuvo en Sta. Bárbara, Ocampo y Laguna de Guadalupe a donde, una vez llegó una partida de federales buscando al padre y al primero que encontraron fue a el, que sin conocerlo le preguntaron ¿dónde podrían encontrar al padre? A lo que respondió
"Que voy a saber yo, yo no soy a cuidandero de ese hijo de su %^%$#@ ", que lo buscaran en el curato y se escapó. Su indumentaria de campesino le salvó la vida.

Al padre
Pedro Aristeo Pedroza lo mataron en Arandas, frente al panteón, el padre Luna murió en San Luis Potosí de muerte natural, hubo también un padre Montoya, de el y de los demás nadie da razón.

La actividad cristera en esta región aunque no fue tan fuerte como en los Altos de Jalisco, si tuvo gran importancia por estar tan cerca de Lagos y su Mesa Redonda, de la Chona, y del camino real a Zacatecas por donde pasaban los ejércitos de uno y otro bando.
Nuestro municipio tiene una cultura diferente que el resto de Guanajuato, por estar en las cuatro esquinas de Jalisco, Zacatecas, San Luis Potosí y Guanajuato.
Esta situación geográfica nos metió de lleno en el movimiento cristero.

Nuestro municipio y región es rica en historia, y hemos podido rescatar , a través de nuestros abuelos y personas interesadas en que la historia se conozca.
Le ofrecemos información nunca escrita y nos sentimos honrados de haber podido rescatar todas las narraciones que nos fueron ofrecidas y a través de este medio les agradecemos la gentileza a todas esas familias que nos permitieron entrar a sus casas y contarnos lo que ellos(as) sabían sobre este tema de Los Cristeros.

La actividad cristera en nuestra región fue de gran relevancia y hubo personajes de alto rango dentro de las filas cristeras que aquí lucharon al lado de los ocampenses.
Hubo mucha gente que de una u otra forma, directa o indirecta estuvieron ligados al movimiento cristero y como en todo, hubo cristeros que se cambiaron de bando y militares que se pasaron a las filas cristeras.

He aquí uno de los personajes que fueron protagonistas de esa época: Don Bernardino Camacho, quien daba auxilio a los sacerdotes durante el tiempo de la persecución y en su casa se ofrecían los servicios religiosos mas elementales. Se dice que tenía un subterráneo especialmente para esconder a los sacerdotes.

Los hermanos Silva de Pinos Zac. Martín, Pedro, Valente, y Jesús, también combatieron por estos lares, traían su propio regimiento. Pedro era seminarista y se unió al regimiento de Primitivo Jiménez
, a Jesús le dieron muerte en Ibarra, lo metieron en un costal y lo enterraron en Arrona.

Don Primitivo Jiménez, combatiente cristero de la sierra de Guanajuato, luchó con los de Ocampo siendo el capitan de las fuerzas cristeras ocampenses reconocido por su valor y entereza férrea. Libró algunos combates y se llenó de gloria en varios de ellos. Fue aprehendido en San Juan de Llanos por don Natividad López, traído a Ocampo, luego llevado a San Felipe y finalmente a Dolores Hidalgo donde fue fusilado. Sus últimas palabras fueron, ¡que viva Cristo Rey y la Virgen de Guadalupe!

Algunos dicen que no era muy valiente, ya que dejó morir a cuatro de sus mejores colaboradores en la batalla del Cerro de Argüello o como nos la dijeron La Base del Güello.

Don Juán Negrete , originario de Los Charcos, Mpio.de Ocampo, fue el brazo derecho de don Primitivo Jiménez se le reconoce por su bravura, sagacidad y su experiencia y buen tino en el uso de las armas. A él se le reconoce como el máximo luchador cristero dentro de nuestro municipio, que junto con su primo Pablo Negrete de Los Charcos, ofrendó su vida por la causa de los cristeros. Murieron el 16 de Dic. del 1927 en la batalla de la base del Güello.
En esa ocasión un regimiento de aproximadamente 800 hombres al mando del coronel Cedillo y Palma, venían a arremeter en contra de los cristeros que, contaban con solo 160 combatientes al mando de Don
Primitivo Jiménez, quien al ver la superioridad numérica y estratégica, del ejercito, optó por la retirada y Don Juan y Pablo Negrete que no estaban acostumbrados a cuartearse, les gritaron, “Vamos a pelear, entonces ¿pa´que venimos? y se quedaron atrás solos, protegiéndose tras de unas peñas, estuvieron haciendo fuego contra la tropa, Don Juan disparaba y Don Pablo cargaba, hicieron muchas bajas al ejército pero la superioridad numérica y la falta de parque, les impidieron seguir peleando, muriendo los dos cuando fueron agarrados a dos fuegos por ambos lados de una cerca. Murieron por defender sus derechos a profesar la religión que ellos querían y hoy, les rendimos un póstumo homenaje.

Otros de los ocampenses muertos en esta batalla fueron Don Juan Cázares y Don Pedro Araiza. En esta batalla, Don Primitivo Jiménez perdió mucha credibilidad y algunos lo tildaron de ser un collón, por no haberles atorado a los soldados y por haber dejado a sus colaboradores mas cercanos morir solos.



Batalla en la  Mesa de las Arcinas


El 3 de mayo de 1927, estaban los cristeros dando de comer a sus caballos en la Mesa de Los Pitos (en Las Arcinas), luego se dirigieron a darles de beber en Jacales, a unos ojos de agua (manantiales) que allí se encuentran, en eso, Natividad López que era el azote de los cristeros y presidente de Ocampo de entonces, al mando de 230 personas armadas, encontró la oportunidad de acabar con los cristeros y como los ojos de agua se encontraban en un cañón, trató de sorprenderlos sin que pudieran escapar. Comenzó el tiroteo en contra de los cristeros, quienes se pudieron parapetar detrás de unas rocas o donde pudieron, contestando el fuego que, duró mucho tiempo. Entre los sitiados estaban Don Primitivo Jiménez, Don Juan y Pablo Negrete, quienes resistieron hasta que llegó otro grupo de cristeros que por ahí se encontraban y que oyeron la balacera, y al mando de Don José Martínez, vinieron a ver que pasaba.
Don Natividad López al ver que los recién llegados venían bien armados y con buenas cabalgaduras, tocó retirada y los cristeros, se dieron gusto en perseguirlos hasta que llegaron a Ocampo, sin causar bajas en los de a pié, porque estos, no traían caballos.
El no causar bajas, se vio como un acto de buena voluntad de parte de los cristeros y motivo de risa para los que los apoyaban que eran la mayoría.(No hubo bajas en ningún bando)

Hay otra versión de los hechos :
se dice que Don Natividad, trató de sorprender a los cristeros por la madrugada en el campamento cristero en el cerro de Jacales y viendo que los cristeros dieron de comer a sus caballos y luego los llevaron a beber agua, en un ojo de agua en un cañón, no se pudo aguantar las ganas y siendo que había traído suficiente gente para enfrentarlos, les comenzó a disparar . Los cristeros del cañón pudieron escapar y darse a la fuga. Don Natividad al percatarse de que ya nada podía hacer regresó a Ocampo con su grupo que andaban a pié. Al llegar a Loma Alta, varios grupos de cristeros de diferentes rumbos, trataron de darles alcance. Don Natividad y su grupo llegaron corriendo a Ocampo muy asustados sin que los cristeros les dispararan. (no hubo muertos de ningún lado)



Notas relevantes y hasta irónicas

Don Juan Fonseca fue sacristán luego se hizo a lado del gobierno donde llegó as ser comandante convirtiéndose en acérrimo enemigo de los cristeros.

Don Natividad López, presidente de Ocampo por último, se dio cuenta de que algunos de los sacerdotes, se encontraban escondidos en la casa de Juanita y Paulita Lira, trató de arrestarles, provocando una protesta general de la gente de Ocampo y comunidades que en primer instancia impidió que les arrestaran y milagrosamente en esos momentos llegó un comunicado de que la persecución al clero se suspendía, provocando un gran regocijo entre todo el pueblo.
Hubo repique de campanas todo el día y hablando de campanas, en la campana mayor de Ocampo, hay una dedicatoria a quienes pelearon para defender su fe.

Se dice que: Los ocampenses pelearon en el combate en Juache el 5 de mayo del 1929 ya casi para terminarse la revolución cristera.

Don Candelario Villegas, fue enemigo de los cristeros, luego desertó del gobierno y se fue con los cristeros. Anduvo durante algún tiempo luchando entre Ocampo y San Felipe, con su propio regimiento, siempre contra el gobierno.
Su muerte ocurrió en una cueva cerca de San Felipe cuando estaba curando una herida a uno de sus soldados. Había sido perseguido encarnizadamente por el gobierno hasta que le pudieron dar cacería, Don Candelario Villegas, era de Pinos Zacatecas.

El curato de Ocampo era cuartel de soldados y las torres puntos de observación y agresión de parte del gobierno. Antes de que retocaran las torres, se podían ver los agujeros que dejaron las balas. (las torres en ese tiempo no eran azules)

Algunos combates ocurrieron en la Sierra y Altos de Ibarra, en el cerro de Argüello o (La Base del Gúello) Tlacotalpa y La Cuesta Colorada.

El Coronel Cedillo se reveló en contra del gobierno por motivos políticos.
 

Estanislao Ortiz Soliz  alias "Tanilillo"

Este héroe "Tanilillo" fue un hombre inquieto que se dedicaba a hacer dulces y que pertenecía a la ya extinta ACJM, o Acción Católica de la Juventud Mexicana muy devoto católico y que al momento de defender su derecho al culto no titubeó en hacer lo que creyó conveniente.

Los hechos ocurrieron así:
después de la guerra cristera que dejó a mucha gente agraviada y en esta región de Ocampo, no hubo excepción, ya que, entre el inspector de policía, cuyo nombre no hemos podido encontrar y el Sr. Cura Ignacio Lara
parroco local, había cierto roce y toda la gente se daba cuenta de ello.
Un día este inspector mandó a su sobrino a que provocara al Sr. Cura y el muchacho sin mucho tacto decidió que la mejor forma para provocarlo era defecando o haciendo sus necesidades en el altar mayor
de la iglesia y también en los altares de la Virgen del Carmen y de San Francisco de Asís.
Al enterarse el cura Lara
y los feligreses de este sacrílego hecho, se formó un grupo de personas de Ocampo, San Felipe, Pinos Zac. Ojuelos, Arriaga, Aguascalientes y de otras partes de San Luis Potosí y se concentraron en El rancho del Falso a escasos diez kilómetros de Ocampo.
Entre ellos se encontraba el Sr. Enrique Álvarez dueño del Falso, los hermanos Valerio, y muchos otros de Ocampo,
incluyendo Estanislao Ortiz alias "Tanilillo".

Salieron del Falso y entraron a Ocampo por la madrugada dirigiéndose a la presidencia, el inspector de policía al enterarse trató de esconderse, refugiándose en una botica que estaba al otro lado de la presidencia pero alguien lo vió y fue delatado. Era muy corpulento y por mote le llamaban “El Güey Andando”.
Y aunque el no fue el que cometio el acto sacrilego, se creia que el fue el que lo instigo y sin perder tiempo, el grupo de Ocampenses lo aprendieron, golpearon y asesinaron al inspector poliaco.
Despues de esto, unos momentos mas tarde los enfurecidos combatientes tomaron la presidencia minucipal, quemaron muchos libros del registro civil, y el corréo.
Se dice que por los ruegos de un juez de Pénjamo que se encontraba en la presidencia, no quemaron todos los libros. (A quien le atribuyen la quema de libros es a Don Cleofás Valerio)
, aun no satisfechos con la venganza, hicieron prisioneros al presidente municipal Don Luis Araiza, a Don Carlos Aguiñaga a Don Cruz Malacara y a otros dos y se los llevaron consigo al cerro de Jacales exigiendo un pago por liberarlos. No hubo dinero y fueron puestos en libertad, ilesos, horas después.

El gobierno ya había sido informado de los hechos
, Don Juan Ortuño, rico terrateniente, huyendo de Ocampo se dirigió a Ojuelos Jal. y dio parte de lo ocurrido en Ocampo. La partida militar de Ojuelos se dirigió aperseguir a los alzados alcanzándolos en San Isidro y trenzándose en lucha la cual fue ganada por los alborotados campesinos.
El resto de los soldados viéndose perdidos se retiraron
cabalgando con rumbo al cerro del Pajaro, en donde había una partida de federales al mando del general Genovevo Rivas Guillén. Para esto, los alzados se habían retirado al cerro de Jacales, estuvieron ahi unos dias y luego decidieron marchar al Cerro de Pájaro para enfrentar a la tropa militar.

El ejército ya los había estado siguiendo sin atacarles, esperando el momento propicio para dar el golpe final y este llegó el día 28 de Oct. De 1932 en el cañón de La Peña Llovedora donde el ejército con mas pertrechos, municiones, caballería y disciplina, atacaron sin tregua a los alzados (post cristeros) quienes fueron emboscados y las posibilidades de sobrevivir eran escasas aunque había un espacio milagroso por donde pudieron huir la mayoría ya que una densa neblina que cayó ese día se los permitió. Los sitiados dieron pelea aunque desigual y hubo personas que dieron su vida con gran valor entre ellos Estanislao Ortiz alias "Tanilillo" que se dice, fue herido en una pierna y pidió que sus compañeros se fueran ya que el quería enfrentar al ejército y junto a el se quedó una persona de Villa de Arriaga,  no identificada hasta hoy .

Se dice que hubo seis muertos, mas no se sabe si eran de los alzados todos o de soldados que al momento de la batalla y dada la confusión por la neblina, pudieran haberse matado entre ellos mismos.

"Tanilillo" y su acompañante, valientemente resistieron hasta que fueron rodeados y un soldado dio muerte a "Tanilillo" dejando caer una gran roca sobre su cabeza, de su ayudante no se supo si también murió o pudo haber huido.

El general Rivas Guillén, perdió un brazo en ese combate y los cuerpos de seis personas fueron expuestos frente al templo sin ropa, después se les dio santa sepultura.
El grupo armado se disolvió tan en silencio como comenzó , no hubo represalias de parte del gobierno.
En Ocampo este acontesimiento se le conoce como el ultimo brote después de que la guerra cristera había terminado.

En este tiempo estaba como presidente municipal, Don José Rosillo
(1921-1932)

Toño, pronto tendremos fotografías de algunas de los personajes que de aquí se habla e iremos añadiendo nombres de personas, una de ellas tu abuelo materno
Ramon Torres Robles (padre de Juan Torres el organista famoso en todo el mundo) del que escuche que tuvo que emigrar a EEUU durante la persecución Religiosa y de todas las familias que se fueron, algunas nunca regresaron.

Otro dato curioso es que durante la administración del presidente Ocampense Pablo Segura del 1924, lo que hoy ocupa el jardín principal tenía como costumbre sembrar maíz y frijol.

En 1945 se contó con la primer caseta de teléfono para larga distancia con un servicio muy deficiente, también como la falta de recursos económicos y muy escasas fuentes de empleo, llamaron la atención del gobernador
del estado Don Nicéforo Guerrero e hizo entrega de tarjetas para quien deseara irse a trabajar a EEUU lo hiciera. (programa de braseros) fue ahí cuando mucha gente comenzó a emigrar de Ocampo y de toda la región..."

                                                                                                Hasta pronto

                                                           Santos Portugal

 www.viva-ocampo.com
projecto:Tony Pedroza y Santos Portugal

 

Arriba| Origen| Epoca Precolombina| La conquista| Guerra Cristera|Ranchos Y Haciendas|Religion|Politica|Mitos y Leyendas|Folklore y Costumbres|

 

 

     


www.viva-ocampo.com
Webmaster:Tony Pedroza