Origen | Epoca Precolombina | La conquista | Guerra Cristera |Ranchos y Haciendas |Religion |Politica | Mitos y  Leyendas | Folklore y Costumbres|

 

El Municipio de Ocampo

Origen de sus Habitantes

Durante mucho tiempo, Ocampo Guanajuato fue considerado una región habitada en época prehispánica sólo por indios chichimecas dedicados a la caza y a la recolección de plantas y animales pequeños, con una forma de vida semi nómada, y si bien en el siglo XVI a la llegada de los españoles eran los chichimecas quienes aquí vivían, anteriormente estas tierras estuvieron ocupadas por grupos sedentarios integrados a la cultura mesoamericana. Manifestaciones de esa pasada civilización se encuentran diseminados por todo el territorio junto a los ríos, valles, laderas y cima de los cerros, mas por falta de conocimiento, es común que los historiadores locales asocien estos vestigios a los pueblos de vida semi nómada, reforzando así la vieja hipótesis de que Guanajuato sólo estuvo habitado por chichimecas; sin embargo, con el avance de los trabajos arqueológicos de estos últimos años, se ha logrado evidenciar que en Guanajuato habitaron desde época remota diversos grupos étnicos que debieron mantener complejas formas de alianzas

Puede decirse que en el Estado de Guanajuato existieron entre otras naciones; los Otomíes (de los cuales broto otro grupo llamado "los Chichimecas") y Nahuatlas.

Las partes boscosas y más altas de la jurisdicción fueron habitadas por otomíes o chichimecas. Estos grupos coexistieron con los nahuatlacas. El Códice Ramírez señala que los indígenas proceden de dos naciones diferentes: los nahuatlacas o "gente que se explica y habla claro" y los chichimecas, así llamados por los nahuatlacas y cuyo significado es "gente cazadora" o "linaje de perros".

Los otomíes o chichimecas habitaban en los riscos y lugares más ásperos de las montañas, la mayoría de los chichimecas eran cazadores-recolectores y solamente los que conocían la agricultura eran los que vivían cerca de los ríos o en áreas donde había fuentes de agua, manantiales, etc.

Los chichimecas no tenían un lugar fijo de asentamiento, se extendían al norte desde Querétaro hasta Saltillo (Coahuila) y de Guadalajara hasta Guanajuato y San Luis Potosí, vivían en aldeas sin una delimitación fija, por lo que constantemente entraban en conflicto con otros grupos, principalmente a causa de los alimentos, porque cuando escaseaba tenían que ir en busca de ellos. Comían lo que la naturaleza les brindaba, dormían donde la noche les caía, en cuevas o en casas hechas de hoja de palma. Generalmente tenían caciques, éste era el guerrero más valiente de la tribu; no tenían dioses relacionados con la fertilidad como las culturas mesoamericanas, comúnmente adoraban al sol y a la luna; su desarrollo con las artes fue realmente escaso, esto se entiende debido a su nomadismo, el cual hacía que su nivel cultural fuera realmente pobre si lo comparamos con la de los pueblos de Mesoamérica. Sin embargo, a pesar de su condición cultural, los chichimecas lograron edificar templos-fortaleza, canchas de pelota, desarrollaron la cerámica, la pintura (petroglifos), etc., todo ello en un medio desfavorable, en una zona árida donde las precipitaciones pluviales son escasas y donde el clima es cambiante según la altitud.

Origen de la palabra chichimeca

El nombre chichimeca proviene por tener un grado cultural inferior en comparación con los indios de Mesoamérica. Genéricamente, «chichimeca» era equivalente a bárbaro o salvaje. Sin embargo, el término tiene diferentes interpretaciones: por ejemplo, Alva Ixtlilxóchitl menciona que en su idioma quiere decir las águilas, para otros significa chupadores, del verbo chichi que significa mamar, y según Torquemada este nombre se les dio porque chupaban la sangre de los animales que cazaban. Así como estos, se conocen otras acepciones como el de chichic (amargo), chichi (perro), etc.; algunos otros proponen que chichimeca significa la gente que vive en chichiman, y chichiman se entiende como lugar de perros.

De todas las interpretaciones, podemos decir que la mayoría concuerdan en que el término chichimeca designa un estado salvaje, incivil e inferior culturalmente.

Hubo otros subgrupos que salieron de los Chichimecas, pero como habitaban fuera de Ocampo, no voy a elaborar much sobre ellos.

Los Caxcanes cuyo significado de la palabra (caxcan) traducido al español quiere decir "no hay", y este nombre se les quedó porque cuando llegaron los españoles a esta provincia les preguntaban por comida u otras cosa, a lo que respondían en su lengua de "dónde lo he de tomar...? ...no hay"

Los Tecuexes:alcanzaron el sedentarismo, sobre todo los que vivían en la parte sur de los estados de Aguascalientes y Jalisco; estos se establecían en los márgenes de los ríos, los cuales aprovechaban para cultivar frijol, calabaza, maíz, etc. Además, eran artesanos, carpinteros, canteros y petateros, pues Motolinia escribió: en cualquier lugar... todos saben labrar una piedra, hacer una casa simple, torcer un cordel e una soga, e los otros oficios que no demanda sotiles instrumentos o mucha arte.

 

Los Guachichiles:Eran los más belicosos, merodeaban en San Felipe Gto y sus alrededores Potosinos. Su centro de operaciones fue el Tunal Grande, el cual, a parte de servirles como refugio o escondite, era una enorme fuente de alimento. El nombre de guachichil significa cabezas pintadas de rojo; este nombre se les dio porque se pintaban la cabeza y el cuerpo de color rojo; extraían el colorante de yerbas o de la misma tuna y de las minas de colorante encontradas en el estado San Luis Potosí; también se adornaban el cabello con plumas de color rojo. Hay informes de canibalismo entre los guachichiles, esto lo dieron a conocer los zacatecos con quienes guerreaban constantemente; estos afirman que los otros que son guachichiles comen carne humana y cuando los prenden en la guerra se los comen.... Dentro de la misma tribu guachichil había subgrupos, unos eran llamados los de Mazapil, los de las Salinas y los que eran simplemente llamados chichimecas; su idioma incluía varios dialectos entre los diferentes grupos que lo conformaban.

Los Guamares: se concentraban en la región de Guanajuato y hacían incursiones hasta Aguascalientes y Lagos. Eran los más valientes, más aguerridos, más traidores y más destructores, así como los más astutos. Tenían subgrupos, unos eran los de la Comanja de Jaso, los llamados chichimecas blancos (por la blancura de su piel o por la blancura alcalina de las tierras donde habitaban), y los copuces.


Los Pames: eran los menos belicosos de todas la naciones chichimecas, esto se entiende porque se encontraban cerca de la ciudad de México y Querétaro; estaban influenciados por los otomíes en cuestiones religiosas y sociales. Algunas de las características de los pames son: culto de ídolos; ofrendas de papel; ceremonias de plantación y cosecha, en que un jefe religioso rociaba las milpas con sangre de sus piernas (pantorrilla); templos (cues) en los cerros.... Gonzalo de las Casas dice que la palabra pame significa "no" en su idioma, y se les dio dicho nombre porque lo decían muy frecuentemente.


Los Zacatecos: se extendían desde Zacatecas hasta Durango, eran guerreros valientes y denodados, y célebres traidores. Se distinguían de las demás naciones porque llevaban medias calzas y vendas en la frente. Los primeros conquistadores de Zacatecas hacen referencia a que andaban desnudos, pero con medias calzas de perro, de la rodilla al tobillo para defenderse de la aspereza de la vegetación. Cabe hacer mención que una de las características de los chichimecas fue la desnudez, aunque algunos se cubrían con pieles. También se clasifica a los zacatecos como los mayores flecheros del mundo, eran excelentes tiradores, si apuntan al ojo y dan en la ceja, lo tienen por mal tiro. Los cronistas españoles decían aunque exageradamente :" en una ocasión vi tirar a lo alto una naranja, y le tiraron tantas flechas, que habiéndola tenido en el aire mucho tiempo, cayó al cabo hecha minutísimos pedazos..." Y ha diferencia de los guachichiles, los zacatecos eran llamados cabezas negras, posiblemente porque se pintaban el cabello de ese color.

Los Chichimecas del municipio de Ocampo, antes que descubrieran la agricultura (chile, fríjol y maíz), subsistían de frutas silvestres y vegetales, comían tunas (de la cual hacían una especie de licor "colonche"), semillas, raíces, el dátil y del mezquite hacen de aquella fruta ciertos panes que comian durante festividades y ritos.

Desde luego que la caza también constituyó su base alimenticia, pues comían conejos, ranas, peces, etc.; por lo general los comían sin lavar y medio crudos, despedazándolas con las manos, dientes y uñas, a manera de lebreles; a veces también cortaban la carne con las cuchillas de pedernal. El comercio lo realizaban por medio de trueque; éste era un intercambio de excedentes agrícolas, utensilios domésticos, caza, artesanías y alfarería. Las operaciones las hacían en ciertos dias  en un lugar que central para ellos el cual llamaban "tianquisitli" o lugar público, de esta palabra viene "el tiangis" que hoy conocemos.

Saliendome un poquito del tema, una vez que estabamos conversado un amigo y yo acerca de este topico en Houston, Tx. me interrumpio diciendo:

"Bueno todo esto es muy interesante para Ud, pero que tiene que ver con la historia de Ocampo?, ademas yo soy de San Felipe".

Otro de sus colegas lo corrigio, "callate y escucha, no seas mitotero".

La cerámica que desarrollaron fue poca; lo que se conoce es por las excavaciones de tumbas, donde se han encontrado figurillas - a modo de ofrendas -cuando mucho de 10 cm. de largo, las hay pertenecientes a mujeres que muestran marcas en el cuerpo - escarificación o pintura -, y ojos rasgados. también se encontraron vasijas de barro cocido que tienen como decoración curvas muy simples que tal vez pudieron estar pintadas de color rojo.

El chichimeca se preparaba para la guerra con cantos y danzas; en la danza de guerra (el mitote), trababan los brazos con los de sus compañeros, y todos giraban vigorosamente en un circulo alrededor de una hoguera; es probable que a la hora del mitote incluyeran música con un tambor o con el golpeo del arco y la flecha. Por lo general el mitote lo hacían de noche, y consumían peyote (péyotl) o hongos malos (nanácatl).

Sobre las danzas y alucinógenos Sahagún nos dice:" y se juntaban en un llano después de lo haber bebido y comido, donde bailaban y cantaban de noche y de día, a su placer, y esto el primer día, porque el día siguiente lloraban todos mucho, y decían que se limpiaban y lavaban los ojos y caras con sus lágrimas...".

El arma principal del chichimeca fue el arco y la flecha, de los cuales tenían una gran habilidad en el manejo de ellos. El arco chichimeca era de uno dos tercios de largo de un cuerpo mediano y llegaba, aproximadamente, de la cabeza a la rodilla la flecha, de unos dos tercios de largo del arco era sumamente fina. La punta de la flecha por lo general era de obsidiana o eran tostadas en la punta agudizada. Para protegerse del golpe de la cuerda del arco, el guerrero llevaba un brazalete de piel. También tenían otras armas: hachas, cuchillos de pedernal, jabalinas y macanas, que son unos palos con sus porras en la punta y cuchillas de pedernal. Respecto a la manera de combatir, fray Juan de Torquemada nos dice: pelean desnudos, untados con matrices de diferentes colores, y con arcos y flechas con puntas de pedernales, armas que por ser de caña parecen débiles, pero es increíble el estrago que, puestas en sus manos, hacen en los hombres armados y en sus caballos, aunque vengan cubiertos.

En la guerra, mujeres y ancianos animaban a los guerreros, quienes como trofeo cortaban el cuero cabelludo y los órganos sexuales de sus víctimas, los colgaban al cuello y los exhibían en la boca. Después, en tiempos de la conquista del norte de México, se sabe que a sus prisioneros les cortaban el cuero cabelludo, les sacaban las costillas y demás huesos, a los niños los tomaban de los pies y les estrellaban la cabeza en las rocas.

La política de gobierno de los chichimecas fue el cacicazgo, dirigido por el tlatoani, quien tenía el cargo de jefe civil máximo y supremo sacerdote; dictaba leyes muy sencillas. En el caligüe (callihuey, casa grande) era donde habitaba la autoridad máxima.

Por otra parte, Powell menciona que entre los chichimecas había caudillos quienes dirigían a un gran número de hombres y que la sucesión de éstos se realizaba mediante el asesinato, el desafío o la elección.

Su vestimenta era muy sencilla, pero generalmente andaban desnudos (principalmente cuando entraban en guerra); a veces los hombres cubrían sus genitales con ramas, las mujeres con pieles ardilla, venado, coyote de la cintura a la rodilla; utilizaban guaraches con suela de cuero. Los caciques tenían sobre la espalda una manta de pellejo de gato montes u otros animales, también traían adornos de plumaje. Su mujer traía naguas y camisa de los mismos pellejos, también las demás mujeres traían faldellín y huipil de pellejos.

En cuanto a su aspecto físico, hombres y mujeres usaban cabello largo hasta la cintura, algunos acostumbraban a pintarse el cabello de color rojo, así como otras partes del cuerpo, siempre que hacían esto era cuando entraban en guerra; se pintaban víboras, sapos, coyotes y otros animales que los protegían durante el combate; también usaban adornos como collares, aretes u orejeras de hueso. Por fuentes de cronistas se sabe que eran fuertes, robustos y lampiños, que apenas tienen pelos en la barba y en todo el cuerpo, otros cronistas los describen como de mediana estatura, morenos a manera de gitanos y muy lampiños; algunos eran muy ligeros, parecía que volaban por su gran ligereza.

El dialecto de los Chichimecas era muy variado, esta diversidad de dialectos fue la que ocasionó graves problemas a los frailes en su conquista espiritual, porque había una gran cantidad de lenguas que a veces los frailes se les oía decir:" ¡a quien no admirará ver que en estas provincias [hay] en cada pueblo o poco menos un lenguaje diferente, tanto que los vecinos no lo entienden! Y cierto que hay por aquí pueblos de a quince vecinos que hablan en ellos dos o tres diferencias de lenguas..."

Las prácticas matrimoniales eran de dos tipos: la poligamia caracterizaba a los chichimecas del norte, y la monogamia a los del sur; en ocasiones había matrimonios intertribales para hacer la paz entre dos naciones. En los grupos del sur, el que cometía adulterio lo flechaban junto con la mujer. En la vida matrimonial, cuando la mujer estaba preñada el marido le daba calores con fuego por las espaldas, y le echaba agua, y después que había parido, dábale el marido dos o tres coces en las espaldas para que acabase luego de salir la sangre; [retoño, hijo], hecho esto tomaban a la criatura y metíanla en un huacalejo....

Se acostumbraba que el hombre se dedicara a la caza, guerra, agricultura y artesanías; la mujer se ocupaba de la recolección de frutos y semillas, así como del acarreo del agua en nopales huecos y guajes.

Los niños tenían como diversión entrenarse en el uso del arco y la flecha; sobre sus diversiones, fray Bartolomé de las Casas nos dice: "tenían un juego de pelota que acá [en México] llaman batey, que es una pelota, tamaño como las de viento, sino que es pesada y echa de una resina de árbol muy correosa, que parece nervio, y salta mucho y juegan con las caderas y [a]rastreando las nalgas por el suelo, hasta que venció el uno al otro. También tiene otro juegos de frijoles y canillas, que todos son sabidos entre los indios de estas partes..."

Cultura de nuestros Chichimecas Ocampenses, por su bajo nivel cultural no lograron desarrollar construcciones magníficas como los pueblos mesoamericanos. Comúnmente vivían en cuevas naturales o artificiales, a veces hacían sus chozas de zacate o de hojas de palma, algunas otras eran pequeñas y de un solo piso, con muros de tepetate, o de adobe con zoquite y techos de terrado; también usaron otros materiales como basalto, fibras de maguey y tepetatl.

Los chichimecas tampoco desarrollaron ningún tipo de escultura debido a su nomadismo. Las pocas pinturas petroglifos y pictogramas que hay, se encuentran en cuevas, barrancos, riscos, peñas, etc. Los signos pueden bien representar a sus dioses, animales o escenas de la vida cotidiana, pero muchas de ellas son abstractas e incomprensibles.

La religión era practicada en centros cívico-religiosos; la realizaban por medio de sacerdotes, brujos o hechiceros que llaman madai cojoo, que quiere decir hechicero grande; por lo general estos centros ceremoniales o adoratorios (cues), los hacían en las laderas de las montañas o en lugares altos. Aparte del Sol y la Luna, no tenian dioses fijos, sino hoy una piedra que hallan o hacen, y mañana otra diferente figura y ordinariamente de animales, sin permanecer en ninguna.

Acostumbraban a quemar a sus muertos y guardar sus cenizas, no así con sus enemigos, a quienes también quemaban, pero sus cenizas era esparcidas por el campo. Desde luego que hacían entierros, por lo regular eran en los montes y les ponían ofrendas: alimentos y figurillas.

Las danzas que realizaban alrededor de sus enemigos tenían un concepto religioso. Asociada con la religión estaba la cosecha, porque después de danzar muchas danzas, se sienta [el jefe de la tribu] en un banquillo y con una espina se pica en una pantorrilla, y con aquella sangre que sale rocía la milpa, a modo de bendición. En sus ritos religiosos utilizaban mucho la bebida (alcohol de tuna o maguey) y alucinógenos (peyote).

Como se pudo apreciar, algunos grupos chichimecas no eran tan inciviles como normalmente se supone, pues si bien es cierto que su condición cultural fue baja, tampoco fueron unos incultos, lo que los hace aún más destacables, pues a pesar de tener condiciones adversas lograron sobrevivir, incluso ellos fueron quienes pusieron mayor resistencia a la conquista tanto espiritual como material.

Y para finalizar este capitulo, mi querido lector, quiero pedirte que la siguiente vez, ya sea aqui en Houston, en Mexico o en cualquier parte del mundo en que te encuentres, (porque recuerda que nuestros antepasados fueron nomadas) te quites el sombrero o cachucha y des reverencia a nuestros Chichimecas, cada vez que disfrutes de los deliciosos platillos que nos dejaron de herencia y que se han hecho populares en el mundo entero, tales como:

El maíz que es la base de la dieta de nuestro pueblo. Los nativos elaboraban con él pinole (harina de maíz tostado) y lo utilizaban como fuente de alimento para recorrer largas distancias. Asimismo hacían tortillas de los más caprichosos colores. Estos alimentos perduran hasta nuestros días, así como otras diversas confecciones del producto; por ejemplo: atole, elotes asados o cocidos, pozole, chilaquiles, tamales, totopos, sopes, tostadas y gorditas.

El nopal es otro de los productos del campo más utilizados en nuestra cocina. De él se obtienen jugosas tunas que se pueden comer crudas o preparar con ellas queso de tuna, colonche (jugo de tuna roja) y pulque de tuna (jugo de tuna fermentado). El xoconoxtle (tuna verde) es una fruta del nopal sumamente agría de las más ricas en vitamina c. Se utiliza principalmente para ensaladas, caldos y algunos llegan a utilizarlo para agua de sabor. Los nopales se ingieren solos o combiandos en suculentos guisados.

Del maguey, otra planta típica de esta región, se obtiene el aguamiel (jugo de maguey), el cual es sumamente nutritivo y sirve como remedio para la tos; el aguamiel fermentado se convierte en sabroso pulque. Otro aguardiente que se deriva del maguey es el mezcal, de fama internacional. También de la planta, los campesinos elaboran quiote asado que al chuparse proporciona un dulce y refrescante jugo. La flor del maguey es cocida y lampreada con huevo. Las pencas del maguey se utilizan para cubrir la barbacoa al pie de horno.

El frijol es igualmente uno de los alimentos más consumidos por los Ocampenses. Los frijoles se comen refritos o de la olla (hervidos). Además de que se sirven para acompañar antojitos y otros platillos.

El chile ancho es el producto agricola que más se cultiva en nuestra tierra. Su rico sabor y calidad traspasa nuestras fronteras. Se come entero o en rajas. Se usa para acompañar otros alimentos o solo. Su manera de preparar más común es relleno de queso u otros ingredientes.

Dulces regionales destacan: las cubiertas de viznaga o chilacayote, Camote dulce, datiles, los mueganos, pepitorias, charamuscas, chiclosos,  pinole (maíz tostado con piloncillo), ponte duro (maíz tostado con miel de piloncillo). mecocha, quiote, miel de colmena y muchos mas.

 

Arriba | Origen | Epoca Precolombina | La conquista | Guerra Cristera|Ranchos Y Haciendas | Religion | Politica|Mitos y Leyendas  | Folklore y Costumbres|


 www.viva-ocampo.com     Webmaster:Tony Pedroza